Padrinos

Rodolfo Arruabarrena

Nacido en Marcos Paz, en la provincia de Buenos Aires, Rodolfo Arruabarrena es uno de los hijos dilectos de Boca. Se crió en las divisiones inferiores xeneizes y fue partícipe de una de las épocas más gloriosas de la historia del club, con el que conquistó tres títulos como jugador e integró la defensa titular del equipo que entre 1998 y 1999 se mantuvo 40 partidos invicto bajo la dirección técnica de Carlos Bianchi.
Imposible olvidar los dos goles del “Vasco” en la ida de la final de la Copa Libertadores del 2000 ante el brasileño Palmeiras, preludio de su extensa carrera (7 años) en el Villarreal español, donde también se lo recuerda con inmenso cariño.
A fines de 2010, y tras conquistar un nuevo título en la Universidad Católica de Chile, se retiró como futbolista y meses después comenzó su carrera como director técnico en Tigre, al que salvó del descenso en su primera temporada y al que llevó al subcampeonato en el Torneo Clausura 2012.
Nacional de Uruguay fue su próximo destino en 2013 y en agosto del 2014 volvió a Boca, su casa, para conducirlo un año más tarde a la conquista del torneo de Primera División y de la Copa Argentina.
Actualmente es el director técnico del Al Wasl, de Emiratos Árabes Unidos, aunque su corazón nunca se fue de La Boca.
“Es un orgullo representar a la Fundación como padrino. Quiero aportar mi granito de arena”, sostiene el entrañable “Vasco”.

Alberto Márcico

A Boca llegó ya como jugador consagrado, en 1992, para liderar el equipo que, bajo las órdenes del uruguayo Oscar Tabárez, cortó una sequía de 11 años sin títulos a nivel local.
Después le seguirían otros galardones con la camiseta auriazul: la Copa Master en 1992, la Copa de Oro al año siguiente y, sobre todo, el reconocimiento eterno por su extraordinaria calidad como futbolista.
¿Quién puede discutir a Alberto Márcico como uno de los grandes ídolos de la historia de Boca? Tres años y 154 partidos con la camiseta azul y oro le bastaron al “Beto” para ganarse a la hinchada más numerosa del país. No sólo logró este objetivo en Boca, sino que también dejó una huella imborrable en Ferro, equipo en el que debutó profesionalmente y con el que se adjudicó dos títulos, en el Toulouse francés y en Gimnasia y Esgrima La Plata, donde se retiró de la práctica activa del fútbol en 1998.
Carlos Navarro Montoya

En la galería de los grandes arqueros de la rica historia xeneize, y también en la de los ídolos, está sin dudas Carlos Fernando Navarro Montoya. Alfio Basile fue quien le dio la responsabilidad del arco de Vélez Sarsfield en abril de 1984. “Pibe, preparate que el domingo sos titular”, le dijo el “Coco” antes de un partido con Temperley. Y el “Mono” empezó a construir desde allí una tremenda carrera profesional, que lo llevó a la selección de Colombia, su país de origen, al Independiente Santa Fe, otra vez a Vélez y finalmente a Boca, donde le tocó reemplazar ni más ni menos que a Hugo Gatti.
Navarro Montoya debutó en el equipo de la Ribera el 18 de septiembre de 1988 en una victoria por 2-0 ante River Plate y se adueñó del arco xeneize durante ocho años, en los que jugó 396 partidos y ganó seis títulos, entre ellos la Supercopa en 1989 y el Torneo Apertura de 1992, después de 11 años sin estrellas a nivel local.
El “Mono”, para quien es “un orgullo y una gran responsabilidad ser padrino de la Fundación”, dejó Boca en 1996 y continuó su extensa y prolífica campaña como futbolista en España (Extremadura, Mérida y Tenerife), Chile (Deportes Concepción), Brasil (Atlético Paranaense), otros clubes de Argentina (Chacarita, Independiente, Gimnasia y Esgrima La Plata, Nueva Chicago y Olimpo) y Uruguay (Tacuarembó).

Hugo Ibarra

Para muchos fue el mejor de los laterales que surcaron la banda derecha de la Bombonera y de las restantes canchas argentinas. Surgido de las divisiones inferiores de Colón de Santa Fe, Hugo Ibarra llegó a Boca en 1998 de la mano de Carlos Bianchi, quien explotó como pocos su velocidad, técnica e inteligencia para pasar al ataque y resolver como si fuera un delantero. Tuvo tres magníficas etapas como jugador auriazul (1998-2001, 2002-2003 y 2005-2010), en las que obtuvo seis torneos locales y nueve internacionales, entre ellos cuatro Copas Libertadores, una Intercontinental, una Copa Sudamericana y tres Recopas Sudamericanas. También fue campeón en el Porto portugués, uno de los dos equipos del exterior (el otro fue el Mónaco francés) en los que el “Negro” hizo historia grande.
Hoy Ibarra es ayudante de campo de Rolando Schiavi en la Reserva de Boca y flamante padrino de la Fundación.
“Me pareció genial la idea cuando me la plantearon, porque la solidaridad siempre estuvo en mí, así que sólo había que dar un paso adelante”, resume el formoseño.

Rolando Schiavi

Rolando Schiavi es el zaguero prototípico del imaginario colectivo del mundo Boca. Aguerrido, muy fuerte en el juego aéreo y con gran personalidad, el “Flaco” comenzó en 1993 su carrera como futbolista en Argentino de Rosario y más tarde recaló en Argentinos Juniors, con el que en 1997 logró el ascenso a la Primera División.
Tras la partida del colombiano Jorge Bermúdez, Carlos Bianchi lo pidió para liderar la defensa de Boca en 2001. El actual técnico de la Reserva de Boca, sin embargo, consolidó su puesto en el equipo y su cariño con la hinchada en 2002, con el uruguayo Oscar Tabárez como entrenador.
Con el equipo boquense gritó “campeón” cuatro veces a nivel local y cinco en el plano internacional, en el que también se coronó con Estudiantes de La Plata.Schiavi también vistió las camisetas del Hércules español, del brasileño Gremio de Porto Alegre (ganó allí el campeonato estadual en 2007), de Newell’s Old Boys y del Shanghái Shenhua chino, donde colgó los botines en 2013.
“Me genera una obligación muy grande ser padrino de la Fundación Boca Social. Es muy lindo estar en el día a día con la gente que más lo necesita”, asegura el entrañable “Flaco”.

Los Nocheros

Suelen recordar con humor y algo de nostalgia aquella noche de junio de 2004. Estaban de gira por Ecuador y Colombia, y Boca jugaba la semifinal de vuelta de la Copa Libertadores, nada menos que contra River y en el estadio Monumental. Y ellos, Los Nocheros, no pudieron evitar estar ajenos a ese trascendental partido, el de la “gallinita” de Carlos Tevez y el pase del equipo auriazul a la final tras una atrapante definición por penales.
“En aquel momento éramos socios del empresario Héctor Cavallero, que es fanático de River y nos hizo llevar un televisor en una de las combis. Mientras cantábamos, él miraba el partido, iba y venía, y entonces nosotros, entre tema y tema, nos íbamos enterando del resultado de acuerdo a la expresión de su cara. La semifinal terminó cuando íbamos por la quinta o sexta canción y recién ahí empezó el show para nosotros”, cuenta Mario Teruel, integrante del cuarteto junto a su hermano, Kike Teruel; su hijo, Álvaro Teruel, y Rubén Ehizaguirre.
Desde su consagración a nivel nacional en el Festival de Cosquín de 1994, estos salteños no pararon de cosechar éxitos con sus canciones folclóricas y baladas románticas. Hasta el momento han editado 20 álbumes, todos ellos multipremiados, y sólo en Argentina han vendido más de tres millones de copias.
Los cuatro Nocheros gozan y sufren por los colores azul y amarillo, y el año pasado se sumaron a la campaña solidaria “Yo amo a Boca”, a través de la cual la Fundación Boca Social profundiza sus programas sociales en el barrio de La Boca.

Verónica Varano

Su imagen y su voz ya son habituales en la televisión, en la radio y en los eventos sociales organizados por Boca.
Desde que irrumpió en los medios, hace más de 20 años, Verónica Varano ha desarrollado una sólida carrera como conductora de programas, pero también como modelo, actriz y escritora.
En su infancia, esta fanática de Boca fue parte del elenco de la película “La Mary”, con Susana Giménez y Carlos Monzón. Años más tarde fue la protagonista femenina del video musical de la canción “Entrégate” junto a Luis Miguel y entre sus trabajos en series de televisión se destacan “¡Grande, pa!”, “Mi cuñado” y “El día que me quieras”. En la televisión por cable lideró durante una década el programa “Mi bebé”, en Utilísima Satelital, y actualmente conduce “Informadísimos”, junto a Carlos Monti, por el canal Magazine.
Es autora de cuatro libros, imagen de varias empresas y dicta conferencias, cursos y capacitaciones para mujeres sobre motivación, superación y estética.
En 2016, al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, Vero Varano, siempre dispuesta a la solidaridad, fue “la voz del estadio” en la Bombonera, donde también condujo los festejos del Boca campeón de la temporada 2016-2017.
“No puedo creer ser madrina de la Fundación del club que amo. Es mucha responsabilidad y espero no defraudarlos”, destaca Verónica.

Leandro “Tato” Aguilera

Quienes transitan a diario los pasillos de la Bombonera o quienes siguen las novedades del Mundo Boca saben que Leandro Aguilera es un referente de la información del club.
“Tato”, como es conocido en el ambiente periodístico, nació hace 38 años en la ciudad mendocina de General San Martín, pero hace dos décadas que vive en Buenos Aires, donde estudió Periodismo Deportivo. De a poco fue ganándose un espacio en la radio y en la televisión, y hoy cubre la actualidad de Boca para TyC Sports, Radio Mitre y Radio Cooperativa, además de ser corresponsal de la radio platense La Redonda.
Pero sobre todas las cosas, “Tato” lleva la solidaridad en la piel: con su hermano Facundo fundaron en su ciudad natal “Cadena de Favores”, una agrupación que realiza desde hace siete años más de 80 actividades solidarias para quienes más lo necesitan, desde juntar ropa y mercadería hasta conseguir sillas de rueda y llevar a los niños al cine o a conocer el mar.
“La solidaridad es una premisa muy importante para una persona. Colaborar con la Fundación es muy lindo para mí”, señala el periodista.

Milo Lockett

Pinta con la serenidad de un genio y grita los goles de Boca con la euforia de un hincha que ama sus colores. Milo Lockett es un artista plástico reconocido en el mundo, que dio inicio a su carrera luego de trabajar varios años en la industria textil.
Nació en Chaco en 1967 y su vida dio un giro inesperado a comienzos de los años 2000, cuando decidió que era hora de abandonar su actividad empresarial para dedicarse al arte.
Milo es autodidacta y sus referentes se encuentran en la obra de Jorge de la Vega, Nigro, Macció y Deira.
En 2006 fue artista revelación en ArteBA y en 2007, 2008, 2009 y 2011 fue record de ventas.
Este “Ciudadano Ilustre de Resistencia” ha ganado numerosos premios y es partícipe activo en diversos proyectos sociales, como “Estampando geografías”, “La Revolución de los niños”, “La gira interminable” y “Red Latinoamericana de Artistas”, que trabaja con aborígenes.
Ha llevado a cabo además talleres para la UNICEF y actualmente trabaja junto a Juan Carr en el proyecto “Mundo Invisible”.
“Es muy fuerte para mí ser padrino de la Fundación, algo que no estaba en mi cabeza. Pero me parece interesante que, si yo puedo colaborar, lo tengo que hacer, no sólo como hincha de Boca sino también siendo solidario con ese sentido de pertenencia”, dice Milo, conocido también por donar para subastas a beneficio un promedio anual de 200 obras, muchas de las cuales han estado exhibidas en el hall central de la Bombonera.

Marina Zucchi

Plasmó su inmenso amor por Boca, que heredó de su padre, con el libro “Desde el alma”, que recoge 20 retratos de los principales ídolos de la historia xeneize. “Me crié viendo a Boca y el libro fue el refugio por donde transitar el duelo por la muerte de mi papá”, suele comentar emocionada Marina Zucchi cuando se le pregunta acerca de una obra que le demandó tres años de producción y más de 100 horas de entrevistas a personalidades como Antonio Rattín, Martín Palermo, Rojitas, Silvio Marzolini, Norberto Madurga, Osvaldo Potente y Carlos Navarro Montoya, entre otros.
Marina es Licenciada en Comunicación y periodista. Trabaja desde hace 15 años en el diario Clarín, en el que escribe sobre temas relacionados a la cultura y al espectáculo. Es editora del suplemento “Spot” del matutino y desde 2015 colabora con la revista Sólo Boca.
Su currícula incluye trabajos en las radios Mitre, Milenium, La Red y Rivadavia, además de talleres de periodismo. Marina Zucchi prepara un segundo libro bien boquense, que seguramente, al igual que el primero, estará impregnado de la pasión que envuelve al mundo azul y oro, la misma que promete entregar desde su rol de madrina de la Fundación.
“Me encantó la idea. Es usar el poder que tiene Boca para ayudar a los demás”, define.

Solange Rivas

“Ser madrina de la Fundación es un honor y significa tomar un compromiso para difundir y lograr que la gente entienda que Boca es enorme, que Boca es mucho más que fútbol y que tiene una función social importantísima”. Con esta certeza se presenta Solange Rivas, quien en los pasillos de la Bombonera es reconocida como la esposa del futbolista Nicolás Colazo, cuatro veces campeón con Boca.
Pero Sol, como le gusta que la llamen, brilla con luz propia. En 2012 se graduó como abogada en la Universidad Nacional de Córdoba y posteriormente trabajó en el Defensor del Pueblo de esa provincia, en el área dedicada a la lucha contra la trata de personas. En Buenos Aires fue asesora legal de diferentes empresas, hasta que debió mudarse a Australia para acompañar la carrera de su marido, con quien tiene un hijo (Salvador).
“Soy socia y súper fanática de Boca”, afirma esta joven jujeña, que ama el trabajo social y tiene la impronta de la solidaridad en su hoja de vida.

Gustavo Fernández

Gustavo Fernández es un ejemplo de superación y uno de los máximos referentes del deporte argentino.
Es hijo del exbasquetbolista Gustavo “el lobito” Fernández y hermano del también jugador de ese deporte Juan Manuel Fernández. Nació el 20 de enero de 1994 en Río Tercero (Córdoba) y al año y medio sufrió un infarto medular que lo dejó postrado en una silla de ruedas.
Comenzó a jugar al tenis adaptado a los 6 años y a los 12 se inscribió en la Asociación Argentina de Tenis para dar inicio a una carrera como tenista en silla de ruedas que no para de llenarse de logros.
Este fanático hincha de Boca fue campeón de Roland Garros en 2016, del Abierto de Australia en 2017 y del dobles masculino en Wimbledon 2015. En julio de este año superó en el escalafón al británico Gordon Reid para situarse por primera vez en lo más alto del ránking mundial de tenis adaptado y entre sus mejores galardones figuran tres medallas de oro y una de plata en los Juegos Panamericanos de 2011 y 2015. Tiene 19 títulos en singles y fue, además, el abanderado de la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.
“Estar ligado con Boca y ver que el club tenga este tipo de obras para con la sociedad es algo muy importante. Es otra manera de ayudar, desde otro lado: más allá de ser deportista, servir para otra cosa. Dar una mano en la sociedad es algo muy interesante y que me entusiasma mucho”.

Larry de Clay

Su imagen (con frac, galera y habano) y su voz, homenaje a sus dos máximos referentes en su profesión, Tato Bores y Juan Verdaguer, son ya habituales en la televisión argentina desde hace más de dos décadas.
Larry de Clay, o Raúl Biaggioni, su nombre real, nació en la ciudad bonaerense de Escobar el 24 de septiembre de 1960 y desde muy joven definió sus dos pasiones: la actuación y Boca Juniors.
Incursionó en el teatro siendo adolescente y más tarde estudió, se recibió y fue maestro de actores en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático, desde donde dirigió la primera comedia musical con origen en su ciudad natal. Recorrió todos los caminos del “under”, fue empleado estatal y tuvo participaciones televisivas (“Edición Plus” y “Poliladron”) y en el cine (“Gatica”), hasta que en 1996 fue elegido para ser uno de los humoristas de “Videomatch”, el programa que ha marcado los más altos niveles de audiencia de los últimos 25 años en la televisión argentina (hoy reconvertido en “Showmatch”).Larry es un bostero de ley que ha colaborado con el club cada vez que se requirió su presencia y el año pasado condujo “Boca Late” (FM Late 93.1).
“Después de mis hijos, Boca es la alegría más importante de mi vida”, asegura con una sonrisa que no le cabe en el rostro, ahora desde su rol de padrino de la Fundación Boca Social.

Twitter @BOCASocialcabj

- 215 days ago

#LigaDelPotrero | Se disputó la fecha Nº 8 de la categoría #juveniles y la N°10 de #infantiles. ¡Mirá las fotos!… https://t.co/gnfBbjfFSV
h J R

- 215 days ago

#OrquestaXeneize 🎻🎷| ¿Querés ser parte de la #orquesta de #Boca? Es gratuita y la inscripción está abierta ->… https://t.co/LNqdHEYPkL
h J R

- 217 days ago

#LaDiezAMamá | ¡Feliz día a todas las madres, y en especial a las xeneizes! https://t.co/b4c4UyEWdm
h J R

- 217 days ago

RT @BocaJrsOficial: #BocaEnParaná Guillermo visitó el Hospital Materno Infantil San Roque con la fundación Arcoiris, que trabaja por los ni…
h J R

Instagram @fundacionbocasocial

Suscribite al Newsletter